top of page

Tipos de dolor facial y su diagnóstico más probable

Hoy quiero hablarles sobre un tema que me interesa especialmente, y que sé que muchos de ustedes sufren: el dolor orofacial.


Es increíble lo frustrante que puede ser vivir con dolores de cabeza y neuralgias, y mi objetivo es brindarles la información y el apoyo necesario para mejorar su calidad de vida.


Existen tres grupos amplios de pacientes con dolor orofacial que son relevantes para nosotros como profesionales y para ustedes como pacientes:


1. Pacientes con Ataques de Dolor Breve y Severo

Este grupo incluye dolores de tipo eléctrico, cortante o tipo puntada que duran segundos a 2 minutos de duración. La causa más frecuente van a ser las neuralgias de nervios craneales y algunas variantes faciales de la cefalea en puntadas o picahielo. Estos episodios de dolor intenso pueden ser debilitantes e interrumpir lo que estamos haciendo. En el caso de la neuralgia del trigémino, estos episodios estarán limitados a un área específica de la cara (una o más ramas del nervio) y son provocados por roces o movimientos de la cara.


2. Pacientes con Dolor Orofacial Persistente o Continuo

Este tipo de dolor es cuando tenemos un dolor continuo, opresivo, punzante o agudo, pero que dura horas, días o semanas; en general hay momentos con una intensidad mayor y otros con menos intensidad, pero el dolor rara vez desaparece.

Aquí encontramos el dolor neuropático (por daño del nervio) y el dolor dentario u odontógeno; también podemos encontrar los casos raros de dolor persistente de origen idiopático (desconocido). Este tipos de dolor es muy persistentes y puede afectar la calidad de vida de manera significativa. La identificación temprana y el manejo adecuado son esenciales para ayudar a los pacientes a encontrar alivio.


3. Pacientes con episodios de Dolor Facial que se Irradia a la Cabeza

En estos casos, el dolor viene y se va, pero puede durar horas o días. Además, tiene características acompañantes que nos ayudan a determinar el diagnóstico. En general, es secundario a migraña (si, hay una forma facial), disfunción de la articulación temporomandibular, el bruxismo, el dolor sinusal y algunos cuadros de origen odontológico. Menos frecuentemente, podemos encontrar casos de cefalea en Racimos que entra en esta categoría.


Reconocer estas condiciones y diferenciarlas es esencial para ofrecer el tratamiento adecuado. Muchos de estos síndromes de dolor orofacial pueden tratarse con medicamentos que los neurólogos utilizamos para otros tipos de dolor.


En la consulta trabajamos juntos en la búsqueda del origen del dolor, dando herramientas personalizadas para cada paciente. Esto puede incluir fármacos preventivos para reducir la frecuencia y la intensidad de los episodios, así como estrategias para abordar las crisis agudas de dolor.


Recuerden que cada paciente es único y requiere un enfoque personalizado.


Espero que esta información les sea útil y les brinde una mejor comprensión de las neuralgias y cefaleas orofaciales. Si tienen preguntas o desean compartir sus experiencias, no duden en dejar un comentario. 💙🧠🌸






74 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page